Baja Costura (Crítica) – temporada 2013 – funciones los viernes en La Casona Iluminada.

 

Personajes (Elenco)…

Ellas:

Catalina (Soledad Galarce).

Delfina (Moyra Agrelo).

Como hormigas, trabajan y trabajan… El tallerista lidera “a toda producción”  y ellos, intactos en su labor, bajo llave.

Detrás de sus anteojos de sol, las rich girls se menean por la noche… En un brilloso VIP, son ellas – las creadoras de una marca de ropa que vende un concepto, o al menos eso pretende.

Sin embargo, el stock peligra en concreción y las chicas deben ingresan a terreno extraterrestre, o mejor dicho: al taller clandestino donde se confeccionan sus prendas.

El espacio es un horror, pestilente, inhabitable… VACÍO. Y allí están, las dos en el barro – de la mesa de trabajo, al colchón, a un pasito del inodoro y la constante del sonido de las máquinas de cocer.

“Cociendo el tiempo se estanca”. Los oídos se pierden, el Sol y la Luna lejanos…

Nunca termina lo que nunca se inicia.

Como muchos, ellas miran desde arriba porque alguien tiene que hacerlo. Pero cuando bajan, colisionan con un cuadro inimaginable y muy real.

Baja Costura perdura en un texto cuya escenificación demanda originalidad, trascendencia, buen gusto y un solvente trabajo actoral.

CLICK para más información (Baja Costura)…

© Copyright Espacio Teatral.

  • Facebook
  • Twitter
  • Email

Críticas

+ noticias...

Email
WP Socializer Aakash Web